Visitas

domingo, 7 de marzo de 2010

Desde el Castillo de Puebla de Alcocer

El útimo día de febrero, sábado, hice una escapada por la ruta de los pantanos extremeños del Guadiana y sus afluentes. Cinco embalses que se extienden por las comarcas de la Serena y la Siberia ofreciendo unos paisajes que lejos de aquellos que nos describiera nuestro poeta Ángel Braulio Ducasse como "la parda región de la vida quieta" se ha convertido, en nuestras primaveras, en la verde región de la vida quieta porque, eso sí, es inmensa la quietud que nos transmite la visión de los suaves paisajes que nos aguardan en esa comarca que alguien puso La Serena y no menos serenidad transmite esa otra que quizá por estar alejada y en un extremo llamaron La Siberia.


Si viajamos por la carretera de Valencia (N-430), pasada Valdivia aparece una carretera a la derecha que nos lleva al pantano de Orellana. Son trece km. en mal estado pero al poco de entrar en ella atravesamos una dehesa cuyas encinas estan repletas de nidos de cigüeñas. Es rara la copa de encina que no soporta uno o dos nidos de estas bellas zancudas. Estas dos fotografías están tomadas en la copa de la misma encina.


Pasé de largo el pantano de Orellana porque ese día era imposible aparcar y continué hasta el más antiguo de los pantanos: el del Zújar, al que "colgaron" de sus espalda el hermano mayor, el de La Serena.
El de García de Sola estaba desaguando y era todo un espectáculo ver salir el agua y el ruido atronador que producía. Es cerca de aquí donde quiero situar este breve comentario sobre mi viaje.


Muy cerca de este punto se encuentra Puebla de Alcocer ya en la comarca de la "Siberia Extremeña", sobre la falda septentrional de la Sierra de Lares. Ocupa un paraje natural privilegiado con un castillo que es una magnífica atalaya con panorámicas de grandiosidad inigualable.


Del siglo XIII fue remodelado a finales del siglo XV. Está construido sobre una mole rocosa desde donde se divisa una extensa superficie correspondiente a todo el valle de La Serena, con el embalse de su nombre, segundo mayor embalse de la peninsula Ibérica y uno se los mayores de Europa. Hacia el norte se divisa el enbalse de Orellana.

Llegar a la base del castillo es fácil. Está acondicionado para llegar con el coche y alli encontramos un cafetería-restaurante para tomar o comer si lo deseamos.

Una vez aparcado nuestro vehículo y sin subir siquiera a la torre del homenaje del castillo ya podemos empezar a disfrutar de vistas como estas del Pantano de la Serena.




Al fondo se divisa el embalse de Orellana. Abajo La Puebla de Alcocer.

En el horizonte, en la parte izquierda, el pantano de la Serena y al abrigo de la formación rocosa de la izquierda, a media ladera, la ermita de la Virgen de la Cueva.


Esparragosa de Lares
Sin, duda, Extremadura es para disfrutarla.


7 comentarios:

filo dijo...

excelente reportaje, Fernando; me está dando ideas para hacer esa misma ruta porque se ve estupenda;
bueno hacía tiempo que no actualizabas el blog, lo del Encuentro de bloguers no salió mal del todo, poca gente pero conectada entre sí,lo pasamos muy bien.

saludos cordiales

Eugenia dijo...

Un reportaje maravilloso. Por un momento me he sentido transladada a la edad media, no se si por lo de los castillos. En fin, las fotos son espectaculares, entran ganas de coger la mochila y hacer la misma ruta. Gracias por esas descripciones que acompañan cada fotografia.
Un saludo

Virilo dijo...

Preciosas vistas Fernando, sigue mostrándonos tus excelentes reportajes, no hagas tan larga tu ausencia en el blog.
Un abrazo.

Pedro Jose dijo...

Buen reportaje.He tenido la suerte,por trabajo,recorrer toda Extremadura y todas las comarcas tienen su encanto.
La referencia a Ducasse me parece muy bien,parece ser que hay mas personas de las que se pensaba interesado en rescatarle.
Yo estoy recopilando todo lo relacionado con el y lo que consiguo lo hago llegar a nuestra biblioteca,pero he llegado a un punto muerto.
Un saludo.Pedro.J Pascual.

Juan Blanco dijo...

Por mi trabajo, tambien conozco algo la zona. es impresionante, ver como de un suelo más bien pobre agrícolamente hablando se puede sacar tanto beneficio.
En cuanto a belleza y encanto, ni que decir tiene, por que todo está dicho.

Si vas por Puebla de Alcocer otra vez, no dejes de visitar el Rastaurante El Puchero, está en la carretera principal junto al antiguo SEMPA. Te recomiendo el Cocido.

TCR63 dijo...

Vayaa me había perdíoo, jejejjee
no sabía que continuabas con el temaa, po dale cañaa que me has haces recordar o soñar con esas fotos y comentarios
muuu parecido a la mucaria, jejjeje

salud amigooo

David Roman dijo...

Tengo la suerte de haber hecho esta misma ruta y la verdad es que el castillo solo merece la pena hacer el viaje para verlo. Saludos

blog de fernando fernández mansilla

Bienvenido.Puedes pasar. Observa, escucha, lee y opina. Lo que tengo es lo que ofrezco. No me importa que tu opinión sea favorable o contraria, lo que me importa es lo que puedo aprender de ti y lo que quiero es compartir contigo lo poco que yo se.