Visitas

jueves, 11 de mayo de 2017

Documentos

De bandidos, bandoleros y salteadores


Hoy, 11 de mayo, se cumplen 198 años desde que  la Audiencia Territorial de Extremadura dictara una sentencia contra una banda de bandidos y malhechores. Se expone públicamente para conocimiento de los vecinos. En ella se dictaban la recompensa por la captura, vivos o  muertos de la cuadrilla de salteadores “Melchor y Merino” y los castigos a todos aquellos que prestasen auxilio a cualquier miembro de la banda.

            Se distribuyeron grandes carteles que debieron exhibirse en las plazas públicas y, posiblemente, con la segunda intención de que llegara a oídos de los acusados para que se enterasen de que sus cabezas tenían  precio. Uno de esos carteles llegó a Guareña y, como así se ordenaba, debió estar expuesto al público. El documento de Guareña se encuentra en Archivo Histórico de nuestro pueblo.

                  Extremadura, como otras regiones de España y del mundo, tuvo sus cuadrillas de bandoleros.







. Esta copia se encuentra en el Archivo Histórico Municipal del Ayuntamiento de Guareña


   Una de las bandas más terribles y operativas en la historia del bandolerismo extremeño contemporáneo fue la “Cuadrilla de Melchor y Merino”. El nombre lo toman de sus dos cabecillas, Melchor González (a) “Platero”, y Antonio Merino (a) “Zajaro”,  naturales de Zalamea y Puebla de la Calzada, respectivamente.(…) Ambos cabecillas parecen contar con antecedentes y larga experiencia delictiva  antes de construir su grupo.( P. Hurtado “Melchor y Merino”, Revista de Extremadura, I. VIII, 1ª época 1906.

 Su actividad se desarrolla en un tiempo relativamente corto, cinco años de 1815 a 1820 pero
… “cometieron tales excesos y atrocidades que su nombre suscitaba pánico en Extremadura y áreas limítrofes. La banda de “Melchor y Merino” se convierte en un auténtico quitasueño para las autoridades extremeñas en el tramo final del período absolutista.” Ob. Cit.
     
Melchor González, natural de Zalamea, sería capturado en la Mancha y ajusticiado en Madrid en 1819 y su correligionario Antonio Merino, natural de Puebla de la Calzada, seria ajusti­ciado a garrote vil el 19 de junio de 1820 en Cáceres. Con ello desaparecían los bandoleros más conocidos de la historia de­lictiva de Extremadura. (Archivo Histórico Municipal Concejalía de Cultura Excmo. Ayuntamiento de Cáceres)



No hay comentarios:

blog de fernando fernández mansilla

Bienvenido.Puedes pasar. Observa, escucha, lee y opina. Lo que tengo es lo que ofrezco. No me importa que tu opinión sea favorable o contraria, lo que me importa es lo que puedo aprender de ti y lo que quiero es compartir contigo lo poco que yo se.